galerías
LA INQUISICIÓN

Este es un libro divulgativo, escrito en lenguaje muy sencillo; creemos que puede ser de gran utilidad para aquellos lectores poco versados en Historia que deseen iniciarse en el estudio de la Inquisición. Además es muy barato: ¡solo cuesta 3 euros!

El nombre de la Inquisición todavía en la actualidad causa espanto, al evocar toda clase de torturas, autos de fe, hogueras y muertes en general. Reyes y Papas se valieron de este Tribunal de la Santa Fe para despojar a sus enemigos de sus bienes, especialmente judíos y paganos, bajo el pretexto de castigar su herejía y purificar por el tormento y el fuego las almas de quienes entregaban a manos del verdugo. En efecto, la historia de la Inquisición consiste en una serie de códigos inhumanos, en unas instrucciones desgarradas y dirigidas sucesivamente a los tribunales del Santo Oficio por cada uno de los grandes Inquisidores, entre los que figura por derecho propio de maldad Tomás de Torquemada; como dicen algunos historiadores, hijo de Satanás.

En esta obra se estremecerá el lector ante las torturas y los perversos procedimientos que Torquemada y sus sucesores infligieron a los desdichados que cayeron en manos de la Inquisición.

La llamada Inquisición medieval fue fundada en 1184 en la zona de Provenza (en el sur de Francia) para combatir las herejías, específicamente los cátaros.

A lo largo de la Reconquista, periódicamente se daban disturbios contra los judíos, provocados por frailes exaltados, que tenían eco entre la población porque los judíos no podían poseer tierras y muchos de ellos se dedicaban al oficio de prestamista. Se cuenta que cientos de familias judías fueron asesinadas entre fines del 1400 y comienzos del 1500.

Después de unir Castilla y Aragón y terminar la Reconquista, los Reyes Católicos quisieron imponer una política centralizadora de "paz social" que enfrentó a la comunidad cristiana con la minoría judía y los conversos.

La bula del Papa Sixto IV autorizaba a los Reyes Católicos a nombrar inquisidores en sus reinos, un tribunal eclesiástico controlado por la Corona (1478). Este tipo de inquisición se extendió por toda la península, convirtiéndose en la única institución común a todos los españoles, con excepción de la propia Corona, a quien servía como instrumento del poder real.

Título: La Inquisición. Autor:Luigi Sanzoni.
Grupo Editorial G.R.M., S.L. - 2004 - 181 págs.
ISBN 84-96020-89-4