galerías
LA DE DIOS ES CRISTO. MONÓLOGOS COMECURAS Y OTRAS INCONTINENCIAS VERBALES.

¿Puede un profano interpretar los libros sagrados de la religión cristiana? ¿Y por qué no? Si ese profano responde, además, al nombre y patronímico de Caries Flavià hasta podríamos llegar a conclusiones inverosímiles. Por tanto, sea o no creyente, uno tiene derecho a disfrutar de la brillante oratoria (literaria, en este caso) de Caries Flaviá, que en La de Dios es Cristo: Monólogos comecuras y otras incontinencias verbales da rienda suelta a sus más íntimos pensamientos sobre el tema. Nada escapa a la de todo menos sutil ironía de Flavià, uno de esos personajes que donde pone el ojo pone la frase lapidaria con esa frescura y ese sello personal que le caracterizan.

Flaviá responde con su propio sentido común a la historia sagrada, aplicando su profundo concepto de la realidad a teorías escritas hace tantos años que, reconozcámoslo, alguna podría haber quedado desfasada, No hay tema de esta azorada vida cotidiana que nos invade que quede sin el siempre agudo comentario del profano Flaviá.

El hombre es un animal con pretensiones. Su destino era, desde luego, ser animal y andar a cuatro patas, pero el inquieto australopiteco al que le dio por ponerse de pie lo fastidió todo. A Mí, por lo menos, me fastidió la espalda y los pies, planos como los cerebros de muchos de mis coetáneos. Pero ¿a quién se le ocurre ponerse de pie? ¡Si lo que nos gusta es estar tumbados, descansando y sin pegar golpe!

Somos los animales más torpes del planeta. Cualquier mamífero corre más que nosotros, y todo porque el inquieto homo erectus se desvió del camino convirtiéndonos en monos deficientes. Somos un chimpancé que ni corre m salta. Desde los inicios de la prehistoria, la erección ha sido, sin lugar a dudas, uno de los mayores problemas del hombre.

Pero, si grande fue el atrevimiento del hombre al ponerse de pie, su osadía llego al máximo cuando le dio por pensar. Aquello fue la cagada definitiva. Pensar, como volar, son actividades que no están a nuestro alcance. Son, como siglos después cantarían Los Chichos, ilusiones.

La de Dios es Cristo. Monólogos comecuras y otras incontinencias verbales.
Carles Flavià. Ed El Jueves, S.A. 2006. 2006. 200 págs.
ISBN: 84-9741-571-X