galerías
OLLA DE CURAS

Anticlericales los ha habido siempre porque siempre han existido los abusos del clero. Si fuera cierto que el reino de San Dios no pertenece a este mundo, sus mentores en La Tierra no se entrometerían en asuntos públicos ni tendrían tanta querencia por placeres demasiado "terrenales". La perenne intromisión en asuntos que no son de su incumbencia y la tradicional alegría con que su bajo vientre se ha visto obsequiado, no habrían sido pasto del sarcasmo popular si no se hubieran pasado las horas predicando todo lo contrario.

Antes desde los púlpitos y ahora desde las pantallas de los televisores, con los ojos en blanco para dar a su expresión una apariencia beatífica, condenan cualquier tipo de placer, especialmente el sexual. Pero la gente es menos tonta de lo que ellos imaginan y cada vez que un predicador pone los ojos en blanco, muchas personas no ven en su rostro una expresión beatífica, sino la quintaesencia del orgasmo reproducida en el rostro de un clericuervo.

El anticlericalismo ha coexistido con el clero y no morirá hasta que los curas abandonen su pretensión de organizar vidas ajenas, lo cual es una garantía de supervivencia. Los escritores anticlericales han existido siempre. Este libro recoge unas cuantas aportaciones de estos escritores a lo largo de la historia. "Olla de curas" debería tener para los anticlericales el mismo valor que "Camino" para los meapilas.

El autor ha recopilado una serie de textos anticlericales escritos a los largo de la historia, especialmente desde la Edad Media. La edición está cuidada y para ilustrar los textos se ha incluido numerosos dibujos del genial Manolo Millares.

Título: Olla de curas. Autor: José Antonio Bravo.
Ediciones Barataria. Colección Inferno. 248 págs.
ISBN: 84-95764-01-6