galerías
POGGIO GUCCIO BRACCIOLINI (1380-1459), HUMANISTA FLORENTINO.

Gonzalo Puente Ojea, en el prólogo de este libro, dice: El estudio sobre Poggio Gruccio Bracciolini exhibe a la vez el saber filológico del autor y su fino sentido de la ironía. El tema, arduo y bien trabajado, le viene como anillo al dedo, porque Poggio se nos muestra como lo que fue: crítico feroz, oportunista más bien con pocos escrúpulos, audaz denunciante de la miseria moral y religiosa de la Iglesia de su tiempo, e interesante innovador social en varias esferas de la vida colectiva. Y tal vez sobre todo, un virtuoso del hilarante género de relatos de "facerie", vocablo cuyo último anclaje etimológico se encuentra en el sustantivo femenino plural latino "faceriae", traducible al castellano por chiste, humorada, historieta graciosa, broma, y hasta pulla. Esta latitud semántica se debe al hecho de que las "facetias" o "facetie" de Poggio fueron, como escribe Sotelo, el fruto de la tradición oral, de la novelística italiana y románica, y de tertulias mantenidas durante años por empleados y secretarios de la curia pontificia en una sala del palacio% y que "tuvieron tal éxito en la Europa de la época que se conocieron y fueron traducidas prácticamente en los varios países y naciones". Se conocía una versión en catalán, pero ninguna en castellano. En la edición de las obras de P. G. Bracciolini de 1513 en Basilea, en la nota bibliográfica con la lista de sus obras, el Facetiorum Liber aparece en último lugar.

El autor, y su comentarista de hoy, nos ofrecen un sugerente panorama del descrédito moral y religioso de la clerecía en los siglos XIV y XV, extenso período que corre desde la "cautividad" de Aviñón que languidece en 1403, hasta el llamado Gran Cisma de Occidente (1378 1417), para proseguir con la falsa cicatrización de las incurables heridas del cuerpo maltrecho de la Iglesia iniciada por el papa Martín V, quedando sólo el epílogo con el desastre eclesiástico de la Reforma iniciada abruptamente por Lutero en Worms. Todo el arco de la vida de Poggio (1380 1459) se despliega durante ese siniestro período de la vida escandalosa de un cuerpo eclesiástico en el que ningún estrato de salva, desde los Pontífices hasta insignificantes frailecillos, de la corrupción y la inmoralidad, ofreciendo sin cesar repulsivos espectáculos de desvergüenza inimaginable en el propio contexto de una confesión de fe y de una predicación de fe que constituían la esencia de su ministerio pastoral para el que habían sido ungidos e investidos. Sobre este terreno putrefacto, las "facetías" venían a funcionar como desahogo que permitía descargar altos niveles de indignación o desesperación que actuaban como una especie de terapia por la vía de la ironía y el humor. Sotelo, nos ofrece su preciosa antología en versión castellana de las doscientas setenta y tres originales que es un fiel espejo de esa depravación moral de la Iglesia. Poggio se mueve temáticamente en el mismo espacio literario en el que trabajan humanistas como el Salutati de De Saeculo et religione y el Bruni de Contra Hypocritas. En este frente crítico se sitúa también el primer tratado de Poggio en la edición de Basilea, titulado Historia disceptativa de avaritia, donde argumenta con ingenio a favor de la acumulación de riqueza de los "avaros" cuyos ahorros sirven finalmente para impulsar el progreso económico y el bienestar de todos, "frente a la pauperista economía de pura supervivencia, causa y pretexto de la ambigua caridad", como comenta incisivamente Sotelo. Esta acumulación de riqueza del avaro ahorrador se contrapone al "enriquecimiento de papas, cardenales, obispos.... a la elevación social de su familia, al nepotismo reinante, a la incuria apostólica del papado, esta raza de falsarios qui non solum beatos, sed beattisimus dicurntur..."

Título: Poggio Guccio Bracciolini (1380-1459), humanista florentino.
Autor: Dr. Avelino Sotelo.
PhD Áristos Éditor's. 2001. 166 págs. Ilustraciones.
ISBN: 84-921567-6-7