LA LENGUA ESCARLATA.

"Los obispos son autistas", dijo la teóloga catalana Maria Àngels Filella a la republicana Pilar Rahola en TV-3. La Filella ha escrito un libro que se llama "La mirada violeta": sería la de la mujer sobre el catolicismo: "Sólo pido que se devuelva a Jesús lo que nos dio explícitamente, y que ellos, los hombres de la Iglesia, nos han robado". Si la mujer tiene la mirada violeta, los obispos tienen la lengua a la escarlata: el autismo que les atribuye la teóloga se refería a la frase vaticana de que "el sida es una inmunodeficiencia moral". Mientras, el Gobierno protesta a la Conferencia Episcopal de que por la página web del "Grupo Risa", sostenido -dicen- por la Iglesia, se transmite un vídeo obsceno sobre la ministra. Ahora están con dibujos de Polanco y Cebrián y una leyenda: "¡Pillamos a Polanco y Cebrián manipulando en la cama!", y les dicen: "¡Menuda pareja de mari... neros!". Jo con los obispillos pequeños. Creo en la doctrina de Marañón de que cada persona tiene parte masculina y parte femenina: Jesús y Juan Luis están en los que menos parte femenina tienen. Su mirada no es violeta. (No creo que a nadie se le escape que "Grupo Risa" es una caricatura de "Grupo Prisa": alarde de ingenio).

Ahora los suyos están atribuyendo a los católicos la baja de dos puntos en la encuesta que publica el principal periódico de la oposición. Una suposición de que la proclama de persecución habría hecho que muchos católicos de izquierda hubieran resuelto su contradicción íntima alejándose de los socialistas, que, no obstante, aún conservarían cuatro puntos y medio por encima del PP Querría decirse que estarían cerca de la mayoría absoluta si se celebrasen elecciones hoy, y que el PP perdería diputados. Uno de los "errores" atribuidos al Gobierno está en la cuestión de Moratinos. Es un asunto curioso en el que la izquierda de orden se puso al lado del PP. Un asunto que se repite mucho: Moratinos habla de un apoyo del Gobierno de Aznar al golpe de Estado de Venezuela, da pruebas y, en lugar de comprometer a Aznar, compromete a Moratinos, que lo descubre. Qué raro país donde la izquierda tiene miedo al obispo y cree en la diplomacia por encima de la razón y la verdad.

Eduardo Haro Tecglen. EL PAIS 07-12-04