"Dejad Que los niños se acerquen a mí"

Y dijo Jesús a sus discípulos "dejad que los niños se acerquen a mi" y sus discípulos se lo tomaron tan a pecho que durante el año 2004 solo en EEUU la Iglesia Católica ha recibido 1.094 denuncias por abusos sexuales a menores contra no menos de 756 sacerdotes y diáconos. Tal es la magnitud del problema que la Iglesia estadounidense se ha decidido a crear la Oficina para la Protección de Niños y Jóvenes.

Según Kathleen McChesney, directora ejecutiva de la Oficina para la Protección de Niños y Jóvenes de la Iglesia, cerca de la mitad de los sacerdotes acusados el año pasado habían sido denunciados anteriormente por abusos a menores. En la mayoría de los casos, las denuncias habían sido interpuestas hace décadas, y el 72 por ciento de los miembros del clero acusados o bien habían muerto, o habían sido expulsados o apartados de sus funciones públicas.

Los obispos difundieron hoy una nueva auditoría nacional de las diócesis estadounidenses para evaluar el cumplimiento de sus propias normas de protección infantil, de las que ellos mismos se dotaron hace tres años, en plena crisis por las denuncias de abusos sexuales.

Según este documento, más del 95 por ciento de las diócesis han tomado medidas adecuadas para proteger a niños y jóvenes. Siete no cumplieron y una, en Lincoln (Nebraska), rechazó participar.

McChesney admitió que "la crisis de abusos sexuales a menores en la Iglesia Católica no ha terminado", pero sí "ha terminado la negación del problema". Sin embargo, la 'Red de supervivientes' de víctimas de los abusos denunció que las auditorías son "mínimas y equívocas" ya que, a su juicio, los obispos tiene demasiado control sobre ellos.

El año pasado los obispos difundieron los datos de una revisión estadística sin precedentes según la cual 4.392 sacerdotes habían sido acusados en 10.667 casos entre 1950 y 2002.